Noviembre 13 de 2015 #prayforParis


Viernes 13, para los supersticiosos es un día de mala suerte y aunque no creo en tales cosas la verdad es que ha sido un día de contrastes, un día con sucesos desagradables de cara al pasado, al presente y al futuro. Mientras en mi pueblo, Arenal, se celebran los 365 años de su fundación; en el Eje Cafetero, zona susceptible de movimientos telúricos que ha vivido tragedias memorables como el terremoto de 1999 que destruyo considerablemente a Armenia; se conmemoran hoy 30 años de la desaparición literal de una población entera arrasada por la erupción del volcán Nevado del Ruiz, la tragedia de Armero, y aunque cuando tuve razón de ser ya habían pasado algunos años de esto último, son hechos que al conocerlos impresionan y nunca se olvidan.


De igual manera, mientras en Cartagena de Indias, se celebran las fiestas de la independencia, la fiesta de la libertad, mientras la costa caribe se viste de belleza y alegría, al otro lado del mundo, Francia, la cuna de los derechos del hombre, la cuna de las libertades ha sido azotada por una oleada de ataques terroristas infundados por motivos político-religiosos, que han dejado más de un centenar de muertos y familias destrozadas gracias a esta barbarie; y es que a mi juicio es injusto que en una era en la cual nos jactamos de luchar y proclamar nuestros derechos y libertades, tengamos que soportar, impasibles, como un grupo de personas quieran imponer sus creencias y formas al resto del mundo a través de la violencia, porque si bien Francia está al otro lado del charco ¿quién nos asegura que después no seremos nosotros los próximos a someter?

Las redes sociales se han llenado de manifestaciones en contra de estos hechos unidos en oración a través del hashtag: #‎prayforParis, y aunque en Colombia muchos podríamos pasar del tema ya que nuestras mentes están saturadas con imágenes de violencia y dolor vividas por los nuestros día a día, mi corazón se acongoja al sentir que de una manera u otra insistimos en destruirnos sin razón, y me pregunto:

¿Cuándo se nos olvidó que nuestros derechos terminan donde empiezan los derechos de los demás? 

Entradas populares