Soy del mero, del mero pueblo.


He experimentado esa; extraña y eludiente sensación, cuando alguien en la ciudad al  hablar, y expresar esas típicas palabras que solo se dicen en los pueblos, y que no son más que nuestra jerga, te dice en tono de máxima extrañeza: ¿tú eres de pueblo? Queriendo hacerte sentir como un bicho raro.

Y yo con orgullo, porque no me pesa, les digo que sí. Soy del mero, del mero pueblo. Porque ser de pueblo no es más que nacer en el territorio de un país que por  designación administrativa y ciertas características nombra a algunas poblaciones (entiéndase como grupo de personas asentadas en un territorio) como municipio y otras ciudad.

Pero como bien dicen: “Hay gente que no es más tonta porque no se entrena”. Esos que lo tildan a uno de pueblerinos son los que se les nota a leguas que no tienen cultura ni saben dónde están parados.

Vivimos en un país donde todavía ser de pueblo suena a que se es un ignorante y un inculto  o se es corroncho, ¿por qué? Porque desafortunadamente muchos de nuestros pueblos en Colombia viven en el olvido, no hay carreteras, no hay servicios públicos básicos; y lo peor no es que nuestros pueblos estén en el olvido sino que los que nacieron, crecieron y viven en las ciudades se creen el cuento de que son PRIVILEGIADOS por que nacieron en una URBE y no en una zona rural.

Pobres ilusos, que se creen las tristes historias de que las ciudades de nuestro país son unas URBES, cuando la realidad es otra, las ciudades de nuestro país no son más que unos pueblos grandes, porque es solo echar un vistazo a la orilla de la ciénaga de la virgen en Cartagena y ver que no hay alcantarillado y preguntarse: ¿esto es la ciudad? ¿Esta gente es y vive en la ciudad? ¿Dónde están los servicios públicos básicos de las ciudades? O ir a Barranquilla y ver como con un simple aguacero la ciudad entera se sumerge bajo el agua y preguntarse ¿esto es una ciudad? ¿Dónde está el alcantarillado para esas aguas? ¿Es posible que en una ciudad del siglo XXI se tenga que paralizar el transporte por una lluvia? Y, ni que decir de Yopal, Casanare, una ciudad, capital de departamento sin sistema de agua potable, y…Buenaventura, el principal puerto colombiano del pacifico, una cuna de zozobra e inseguridad. Estas son nuestras CIUDADES.

Como dijo Pirri en su programa  desde Alemania el domingo pasado, Colombia dista mucho de ser el mejor país del mundo, si bien es cierto y asi lo siento, es el que más queremos.
Ojalá  que los que somos de pueblo, pero que muy seguramente criaremos nuestros hijos en la ciudad les hagamos  caer en la cuenta que los pueblos y las ciudades en cualquier país desarrollado son lo  mismo, y que solo en Colombia es diferente porque donde desde que tengo uso de razón y ya tengo 27 años de vida, seguimos en el camino de la vía del desarrollo, un camino que al parecer como muchas de las vías de acceso a muchas partes de nuestro país está hecho a modo de trocha, y donde el único medio de transporte que sirve es un lento burro o mula, motivo por el cual  es que hoy 6 de septiembre de 2014 todavía vamos por la vía del desarrollo, ¿cuándo llegaremos? No se sabe, ¿llegaremos? Se supone y mientras tanto ¿qué haremos? ¡Pues nada ¡

Seguir dándole al pueblo pan y circo, y seguir fomentando la  absurda mentira de que vivimos en el MEJOR país del mundo, esas absurdas mentiras que de tanto decirlas se cree uno que se vuelven verdad, pero la verdad sólo es una y es que vivimos en Colombia un país sin vías, un país sin educación, un país sin salud, un país inseguro, un país inculto porque el hecho de que la gente de la zona urbana se refiera a un prójimo igual que él , con las mismas capacidades que él en forma despectiva por ser de “pueblo” no dice más que la triste realidad de nuestra  calidad de personas, de nuestra gran incultura.

Nos queda mucho por aprender, dicen que loro viejo no da la pata, y sin embargo toca hacer el ejercicio, y sobre todo toca sacar de nuestro medio, de nuestro leguaje y de nuestra idiosincrasia que se es mejor por ser de pueblo o de ciudad; se es lo que se es por ser un ser humano con capacidades, con cultura, porque el inteligente no nace se hace a punta de aprender y ser culto,  y esa es la convicción que debemos enseñarle a la continuidad de nuestra existencia: nuestros hijos, nazcan donde nazcan.

Para terminar, yo también estoy lejos de Arenal, mi terruño amañador. Y hoy cuando me preguntan:

- ¿Usted no es de por aquí, usted es costeña cierto?
- Digo: sí, soy de Arenal.
- Arenal ¿y eso dónde queda?
- Les respondo: ¿no sabes dónde queda Arenal?
- A ver, New York, Paris, Lóndres, Arenal!!!<

Arenal como es conocido o San Estanislao de Kostka como es su nombre oficial, es un municipio al norte de Bolívar que dista una hora de Cartagena y queda a orillas del canal del dique.

Así les doy una clase de cultura general, porque hay gente que aún no sabe dónde queda Arenal siendo que es uno de los 4 lugares más famosos del mundo y también les enseño geografía porque hay más de uno que muy seguramente no sabe que muestro gran e histórico rio Magdalena, tiene un canal, llamado Canal del Dique que riega la zona norte de Bolívar y, si escucharon la noticia del desbordamiento del Canal del Dique, seguro pensaron que era en otro país. Porque somos tan cultos que de nuestra geografía sabemos poco y porque vivimos en el engaño de que Colombia es el mejor país del mundo.

Una reflexión motivo de una aflicción.
Por Grace Patricia Narváez García, una Colombiana 100 % orgullo arenalero.

Entradas populares